28
57
Entry Title

Prioridades nacionales: destape. Y seguridad pública. Por Arturo Soto

Nadie duda que Luis Videgaray destapó ayer a José Antonio Meade, pero no existe la certeza acerca de si tal destape fue para la presidencia de la República o para gobernador del Banco de México

 

Los viejos rituales priistas ordenan que el presidente de la República es el encargado de designar a su sucesor, aunque casi nunca es él quien lo anuncia en público.

 

Ayer, el secretario de Relaciones Exteriores se deshizo en elogios, durante un encuentro con diplomáticos extranjeros reunidos para escuchar sobre oportunidades de negocios en México. Todas las lecturas del mensaje fueron en el sentido de que ya sólo falta la convocatoria, la cargada y la confirmación de la candidatura.

 

Dos de los destapes más polémicos han sido los de Luis Donaldo Colosio y Ernesto Zedillo. Al primero lo destapó el presidente Carlos Salinas en una gira por Ciudad Obregón, acompañados del gobernador Manlio Fabio Beltrones en un ‘running’ mañanero alrededor de la laguna El Náinari.

 

A Zedillo lo destapó el propio Manlio Fabio Beltrones en un episodio que fue consignado periodísticamente en su momento, según el cual, la clase política priista estaba en shock tras el asesinato del de Magdalena.

 

De acuerdo con esta versión, cinco días después del asesinato de Colosio en Lomas Taurinas, el jefe de la oficina de la presidencia salinista, José Córdoba Montoya entregó a Beltrones un videocasete con la escena donde Colosio invitaba a Zedillo a ser su jefe de campaña.

 

Hay que recordar que antes y después del destape de Colosio, los suspirantes por la candidatura eran varios. Entre otros: Genaro Borrego, Fernando Ortiz Arana y, señaladamente, Manuel Camacho Solís, a quien el priismo terminó defenestrando después de su papel como mediador en la guerrilla en Chiapas y a quien muchos responsabilizaron del enrarecimiento del clima político en aquellos años aciagos que terminaron con el crimen en Lomas Taurinas.

 

Se dice que en Los Pinos, reunidos todos los gobernadores del PRI y los dirigentes de sus centrales y sectores, el presidente Salinas preguntó a la concurrencia por sus propuestas.

 

Manlio Fabio Beltrones, entonces gobernador de Sonora, dijo que la única propuesta que tenía era la del propio Colosio. Y proyectó el videocasete (los millenials no saben con qué se come esto) donde aparecía Luis Donaldo invitando a Zedillo a dirigir su campaña.

 

Cuenta la leyenda que Salinas preguntó si había otra propuesta, y el mismísimo Fidel Velázquez tomó la palabra y dijo que no, que esa era también su propuesta.

 

Zedillo fue el último presidente de la continuidad priista. Luego vino el 2000 y la ola Fox; después el 2006 y el fraude electoral como el de 1988, pero por otras vías, que llevó a Felipe Calderón a la presidencia, y luego el 2012 con la segunda derrota de Andrés Manuel, ahora a manos de Peña Nieto.

 

Mucha agua y mucha historia ha corrido desde entonces como para pensar que lo de Luis Videgaray, ayer, sea el destape de Meade, y no otra maniobra distractora de un priismo presto a la cargada o a la sensibilización previa a la convocatoria que saldrá el próximo 4 de diciembre.

 

En vía de mientras, para muchos, Meade ya es el destapado.

 

II

 

Es la hora de pasar de la estadística a la acción. De las lamentaciones y el reparto de culpas al diseño e implementación de políticas transparentes y efectivas en el combate a la inseguridad, que azota sin misericordia y sin distingos al país entero.

 

Con la misma facilidad cae un encumbrado empresario con todo el blindaje de la seguridad privada a su servicio, en Tulancingo, Estado de México, que un turista es asesinado en Hermosillo por un mozalbete de 14 años de edad, a puñaladas.

 

Los delgados hilos de los que pende la vida de cualquiera en México se rompen a cada momento. Nada más en octubre pasado, se registraron más de 2 mil 300 homicidios en el país, para convertirlo en el mes más violento en los últimos 20 años. La delgada línea entre la posesión de un patrimonio y el no tener nada por causa de un robo o asalto, es cruzada por millones de ciudadanos, diariamente en México.

 

Diagnósticos, estadísticas, proyecciones son instrumentos indispensables para abordar el problema, pero la gente exige resultados. Reconocer la gravedad de la situación es un avance, pero no se llega a ningún lado si eso no va acompañado de presupuesto suficiente y honestamente administrado; de reformas legales y un verdadero replanteamiento de la visión y la misión de las corporaciones policiacas y las instituciones encargadas de administrar y procurar justicia.

 

Puerto Peñasco fue la sede de la XVIII sesión de la Conferencia Nacional de Secretarios de Seguridad Pública, un encuentro que, por la cantidad de veces que se ha realizado, la talla y responsabilidades de sus protagonistas, pero sobre todo por los resultados a la fecha, no parece haber servido de mucho a lo largo de tantos años y administraciones de distinto signo político, considerando que por lo menos 12 de estos encuentros se dieron durante los gobiernos de Fox y Calderón.

 

La sesión coincidió con la comparecencia, ese mismo día, del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong en la cámara de senadores, para rendir cuentas precisamente sobre este tema, razón por la cual no estuvo presente el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, quien mandó en su representación a su jefe de oficina, Alejandro Chanes Ortiz.

 

Sí estuvieron los secretarios de Seguridad de todos los estados del país, mandos policiales y militares, que fueron recibidos por la gobernadora Claudia Pavlovich, quien hizo un recuento de lo hecho en estos dos años, después de haber recibido en condiciones deplorables casi todo lo que concierne al área de seguridad pública: desaparecidas algunas bases importantes de la PEI (como en Cajeme); con una flota vehicular en ruinas y sin dinero ni para abastecerla de gasolina; con armamento y equipo escaso y en malas condiciones.

 

Aun así, se pasó de los últimos, al primer lugar en la integración del registro del informe policial homologado, un tema que tiene que ver con la capacitación de los agentes en el nuevo sistema de justicia penal, que por cierto también fue entregado prácticamente en cero. También se logró sacar al estado del top ten de las entidades con mayor índice de delitos de alto impacto.

 

El tema de la seguridad es la gran asignatura pendiente y debe ser prioridad nacional no sólo en el discurso, sino en acciones tan concretas como la asignación de presupuesto sin recortes para las entidades federativas, dijo la gobernadora. Y pidió a las autoridades federales que la gendarmería permanezca en Sonora, ayudando en las zonas más conflictivas, señaladamente en el sur del estado.

 

El secretario de Seguridad en Sonora, Adolfo García Morales fue más específico y apuntó que al recibir la administración, 48 de cada 100 policías municipales carecían de la preparación adecuada para desarrollar sus funciones de intervención policial: “eran, dicho con todo respeto, ciudadanos disfrazados de policías”. Ese porcentaje se ha reducido al 9 por ciento.

 

A pesar de todo, reconoció, se ha incrementado el número de ciudadanos que se sienten inseguros, y eso es una responsabilidad del Estado, pero también de la sociedad: el problema de las adicciones, de la desintegración y violencia intrafamiliar ponen el acento en los programas de prevención, que involucran a todos los ciudadanos.

 

Por cierto, en este tema, la gobernadora citó un caso reciente, en el que la madre de un joven interno de un centro para menores infractores, fue detenida cuando intentaba introducir crystal para su hijo. Eso es un serio llamado de atención para fortalecer los programas institucionales, pero también para preguntarnos qué estamos haciendo en nuestras familias para prevenir estas conductas.

 

La sesión continuará este jueves, en mesas de trabajo a puertas cerradas, de donde deberán salir propuestas concretas y tareas específicas para seguir avanzando en este tema que parece no tener fin.

 

 

También me puedes seguir en Twitter @Chaposoto

 

Visita www.elzancudo.com.mx

 

Autor: Arturo Soto Munguía

Arturo Soto Munguía

Arturo Soto Munguía, es autor del portal  El Zancudo (No mata. pero hace roncha) columnista agudo, maestro de la sátira, el periodista, reside en Hermosiilo, Sonora desde donde hace critica en su columna y a través de redes sociales, conocido en estas con el nombre de El Zancudo, el se define como sigue:

Nació bajo de una higuera y se comió todos los higos. Cajeme, 1967. Aspiro a ser periodista, después de 26 años y tres libros publicados.

Noticias Relacionadas

0 Comentario(s)

Deja tu comentario